16 de abril de 2009

Santos que beben

Esta nación rápidamente se esta convirtiendo en una sociedad empapada por muchos ciudadanos intoxicados. Ahora mismo, el alcohol es el becerro dorado moderno, y millones de personas, jóvenes y viejas, masculinas y femeninas, han sido seducidos por esto.


El abstemio, los prohibicionistas y todos aquellos que por años han peleado contra esta inundación de bebidas han sido burlados hasta que dejaron de existir. Nos reímos para escarnecer a las pequeñas damas anticuadas que salían a quebrar los barriles de whisky y cerraban barras y lugares parecidos, y hacían votos de abstinencia.


Nosotros los liberados modernos, hemos convertido la bebida en algo popular. Ahora se considera sofisticado, urbano, y en onda beber socialmente. Trate de decirle “No” a la azafata del avión que te empuja la bebida desde que abordas hasta que desbordas del avión. “¿Qué quieres decir, no bebidas?” Ella te mira como si fueras algún loco por rechazar una bebida gratis.


En la actualidad, la gente se ofende cuando rechazas una oferta de bebida complementaria. Ellos tratan de hacerte sentir impropio porque no te unes a ellos, o que estas poniendo una actitud “mas santa que los demás.” Ni el Presidente Carter pudo sacar las bebidas de la Casa Blanca.
“No estés con los bebedores de vino,…” (Prov. 23:20).
Para mí, la verdadera tragedia es que muchos que se llaman “Cristianos” ahora están bebiendo. Yo les llamo “santos que sorben,” porque así es como todo comienza – un sorbo a la vez.

Leer más...

Teologia e Historia

#Frases