27 de noviembre de 2008

CURA PARA LA VICTIMITIS

Pro Reforma

GUATEMALA. La violencia, la inseguridad y la corrupción son consecuencias de una enfermedad crónica que padece nuestro país: la victimitis. Ésta suele manifestarse por primera vez entre los 25 y los 40 años de edad, cuando la persona mayor de 18 años ya ha vivido al menos dos gobiernos distintos, sin percibir cambios sustanciales en su entorno. Los primeros síntomas que muestra el adulto se dan en forma de quejas, ceños fruncidos, frustración frecuente al leer las primeras páginas de los periódicos y deseos intensos de que los próximos cuatro años pasen rápido para así votar por otro gobierno. La victimitis genera un dolor agudo, particularmente en el hígado, y se agrava conforme avanza el tiempo. Lo curioso es que nadie sabe que la padece y, por lo mismo, nadie toma la s acciones necesarias para curarla. Pero, indiscutiblemente, es mortal.


Andréa Tunarosa Guatemala, Guatemala

Teologia e Historia

#Frases